Cómo trasplantar suculentas y cactus

Cómo trasplantar suculentas y cactus

Aprende en este artículo cómo trasplantar suculentas y cactus y por qué es necesario y beneficioso para tus plantas.

Cómo trasplantar suculentas y cactus

A veces, las plantas suculentas y los cactus pueden ser delicados, y cuando finalmente tienes unas plantas estables y en crecimiento, puede darte un poco de miedo sacarlas de la maceta y volver a plantarlas.

¡No te preocupes tanto! Trasplantar o replantar no solo es inofensivo, ¡por lo general es beneficioso!

¿Por qué es beneficioso trasplantar las suculentas?

Al igual que a las personas, a las plantas también les gustas refrescarse de vez en cuando. Trasplantar sus plantas en una maceta nueva es una de las mejores maneras de hacerlo.

Es una oportunidad para comprobar la salud de las plantas.

Revisar regularmente el bienestar de una planta es importante. Algunos problemas no son evidentes de inmediato sin un examen a fondo. Cualquier problema o enfermedad que se esté desarrollando debajo de la superficie del suelo es totalmente imposible de controlar sin extraer la planta, y esas enfermedades tienden a ser algunas de las más peligrosas para las plantas.

Al trasplantar, limpia el suelo viejo de las raíces y busca signos de plagas o problemas. Tampoco debes tener miedo de podar o recortar las raíces; es útil y estimula el crecimiento de nuevas raíces.

Estas son algunas ventajas de trasplantar las plantas suculentas y los cactus regularmente:

Les aportas nuevo suelo lleno de nutrientes

La calidad del suelo se degrada con el tiempo. La planta irá chupando lentamente todos los nutrientes del suelo. Agregarle fertilizante ralentizará este proceso, pero no lo retrasará para siempre y no puede reponer la fertilidad del suelo.

Con el riego, el suelo tiende a compactarse y endurecerse. Eso reduce la cantidad de aire que llega a las raíces y dificulta el crecimiento de nuevas raíces. Puedes mitigar esto un poco teniendo muchas partículas grandes como perlitas en la mezcla (aquí está nuestra recomendación sobre el suelo), pero la compactación es inevitable.

Las suculentas y los cactus necesitan cada vez recipientes más grandes

Las plantas crecen, obviamente, y en algún momento superarán el tamaño de sus macetas si son felices y sanas. Si se quedan en una maceta que es demasiado pequeña, las raíces de la planta no tendrán ningún lugar para crecer y se enredarán entre ellas. El resultado es una bola de raíz, que no es necesariamente dañina, pero impide un mayor crecimiento.

Las plantas recién compradas a veces necesitan ser trasplantadas

Dependiendo de dónde compres tus suculentas, pueden venir en macetas demasiado pequeñas para su tamaño o incluso venir sin maceta. Si compras una planta de un supermercado o en una gran tienda de decoración o jardinería, por ejemplo, las plantas suelen venir en pequeñas macetas de plástico. Las macetas de plástico no son intrínsecamente malas, pero es más fácil mantener a las suculentas saludables en macetas de terracota.

Otra cosa a tener en cuenta es que si no las compras directamente en un vivero especializado en suculentas y cactus, la mezcla de suelo probablemente no sea ideal para plantas suculentas. Es probable que sea tierra para macetas regular. Debes reemplazar esa tierra con una mezcla especial de cactus y suculentas tan pronto como sea posible.

¿Cuándo trasplantar suculentas?

Si observa algún problema en el suelo o sospechas que hay problemas de salud en las raíces, al menos debes retirar la suculenta de la su maceta y reemplazar toda la tierra. Dependerá de ti si deseas trasplantarla o no a otra maceta, pero es probable que sea un buen momento para pensar en ponerla en un recipiente más grande.

Suculentas

Como regla general, la mayoría de las suculentas y cactus necesitan ser trasplantadas cada 1 o 2 años. Pero no todas las variedades de suculentas crecen igual de rápido y algunas de ellas necesitarán mucho más tiempo para sobrepasar el tamaño de su maceta.

Sabrás que es el momento adecuado cuando la corona del follaje (la parte más ancha cerca de la parte superior) sobrepase o sea más grande que los bordes de la maceta. La nueva maceta debería tener un diámetro de al menos 5 o 6 centímetros más que la planta suculenta.

Cactus

Los cactus son otra historia. No tienen follaje, como tal, y muchos tipos no crecen muy grandes. Para ellos, debes considerar la distribución del peso al decidir el momento adecuado para el trasplante. Si está empezando a pesar demasiado, un recipiente a más grande y con más tierra lo compensará el peso y evitará que la maceta pueda volcarse.

Ten en cuenta cada vez que realices un trasplante que más grande no siempre es mejor. Si pones una planta en una maceta que es demasiado grande (dos veces su diámetro o más), puedes tener un par de problemas:

  • Las plantas tienden a intentar “llenar” su maceta. En lugar de desarrollar bonitas y sanas hojas, las plantas dedicarán la mayor parte de su energía a sacar raíces. Esto puede durar semanas o meses si la maceta es demasiado grande.
  • El segundo problema es el problema del riego: más tierra significa que necesita más agua, y cuando las raíces no han proliferado en toda la maceta, la tierra permanecerá húmeda por más tiempo. Eso conlleva un peligro de podredumbre de las raíces.

¿Cuándo es la mejor época para trasplantar suculentas?

Como regla general debemos evitar realizar cualquier trasplante en los meses de invierno (ya que, en caso de que alguna raíz resulte dañada, el frío y la humedad pueden pudrir la planta).

La mejor época para trasplantas suculentas es la primavera y el verano, que son las temporadas de crecimiento de la planta (no en todas las especies de suculentas).

Cómo trasplantar suculentas: paso a paso

El propio acto del trasplante es bastante fácil, afortunadamente, ya que las suculentas y los cactus son plantas muy resistentes.

Materiales necesarios:

Como mínimo, necesitarás un nuevo suelo y otra maceta dónde colocar la planta. Importante recalcar lo de “nuevo suelo”: ¡reutilizar el suelo viejo es una buena manera de introducir plagas y enfermedades en una planta que de otra manera sería saludable! La nueva maceta o contenedor también debe ser un poco más grande.

Dependiendo de la planta, es posible que también desees usar algunos guantes de jardinería a prueba de espinas. El manejo de los cactus puede ser bastante doloroso si no estás bien preparado.

Sacar la planta de su vieja maceta

Sujeta la suculenta o el cactus firmemente por la base del tallo lo más cerca posible de la tierra. Asegúrate de que estás agarrando el tallo real, no las hojas. Agítala ligeramente, moviéndola de lado a lado hasta que comience a soltarse del suelo.

Si no hay ningún tallo de donde agarrar, como en el caso de un Echeveria, simplemente usa un cuchillo o una paleta para aflojar la tierra alrededor de los bordes de la olla y poder sacar todo el conjunto.

Quita suavemente el suelo de las raíces frotándolo entre tus dedos. No es necesario que quites hasta el último grano de tierra, pero quita todo lo que puedas. Use agua para despegar la tierra de las raíces si es necesario. No pasa nada si algunas raíces se rompen, volverán a crecer

Trasplanta la suculenta a la nueva maceta

  • Llenar la nueva maceta aproximadamente 1/3 de su profundidad con nueva mezcla para cactus y suculentas. Puedes poner una malla o el típico trozo de maceta rota sobre el orificio de drenaje si deseas evitar que la tierra se caiga, pero no es necesario.
  • Coloca la suculenta sobre la tierra y luego, mientras mantienes la planta en su lugar, rellena la maceta con mezcla hasta 1 o 2 centímetros por debajo del borde. Es importante que ninguno de los tallos de la planta esté debajo del suelo, solo raíces.
  • Compacta el suelo ligeramente para mantenerlo en su lugar.
  • Agrega una capa decorativa (opcional): para terminar el proceso de trasplante, puedes agregar hasta rellenar la maceta una capa de piedrecitas bonitas o coloridas.

¿Cuándo regar una suculenta recién trasplantada?

Una vez que tu suculenta esté en una maceta y el aderezo superior esté en su lugar, déjala reposar durante uno o dos días antes de regarla. Este período de descanso le dará a las raíces tiempo para sanar antes de que empiecen a absorber el agua, lo que ayuda a prevenir la pudrición de la raíz.

Y eso es todo lo que hay que hacer! Bastante simple, ¿verdad?

Los errores más comunes que veo a la hora de trasplantar suculentas son:

a) no quitar el suelo de las raíces,

b) olvidarse de agregar un aderezo superior, y

c) regar demasiado pronto.

¿Cómo trasplantar los hijos de las suculentas?

Muchas suculentas producen brotes laterales subterráneos, de los que nacen hijos o hijuelos que pueden cortarse en la primavera o el verano para crear una nueva planta independiente.

Para poder usar estos hijos para propagar tu suculenta, debes asegurarte primero de que cuente con un tamaño adecuado y con suficientes raíces propias.

Para trasplantar los hijuelos de las suculentas sigue los siguientes pasos:

  • Humedece el suelo y retira con cuidado cada hijuelo de la planta madre.
  • Espera uno o dos días hasta que tanto los hijos como la planta madre cicatricen las heridas antes de volver a plantarlas.
  • Rellena una maceta con tierra de propagación, llegando aproximadamente hasta uno o dos centímetros del borde.
  • Trasplanta los hijuelos a sus nuevas macetas, esperando tres o cuatro días antes de regarlos. Asegúrate de colocar las plantas en un lugar cálido y seco con luz solar indirecta.

¡Sigue los pasos anteriores y evitarás los problemas comunes, obteniendo un saludable jardín de suculentas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *