Aloe vera medicinal cultivo propagación y cuidados

Aloe vera

Áloe medicinal, Sábila, Áloe de Barbados

Aloe vera medicinal cultivo propagación y cuidados

Esta planta suculenta es famosa por sus propiedades medicinales. De un verde brillante, con pequeñas pecas de color claro, tiene pequeños pinchos en el contorno de sus hojas.

Conocida como Áloe Medicinal, otros nombres comunes del Aloe vera son Sábila o Áloe de Barbados.

Comprar Aloe Vera online:

Aloe vera características:

  • Crece bien desde pleno sol hasta semisombra.
  • Adecuada para interior si recibe suficiente luz.
  • Riego: seguir la regla general para las suculentas.
  • Tamaño: hasta unos 60 cms (alto) y 60 cms (ancho).
  • No resiste bien temperaturas bajo cero.
  • Propagación por hijuelos.
  • Crece activamente en primavera y verano.

Aloe vera: cuidados, consejos de cultivo y propagación

Cuidados del Áloe vera

El aloe vera es una de las plantas suculentas más famosas y comunes. Es probable que tengas una ya en tu casa. Es tan común que mucha gente ni siquiera piensa en ella como en una suculenta.

Aloe vera riego

El áloe vera normalmente necesita un poco menos agua que la mayoría de las suculentas.

Lo mejor es usar el método de “empapar y dejar secar”, permitiendo que el suelo se seque completamente entre riegos.

Dónde plantar áloe vera

El áloe vera no resiste bien el frío intenso (por debajo de -5º C), por lo tanto, si vives en una zona que llegue a temperaturas bajo cero durante varios días seguidos, es mejor plantar esta suculenta en un recipiente que puedas llevar dentro de casa en invierno.

Crece bien tanto a pleno sol como con sol parcial.

Debes plantar el áloe vera en un área de tu jardín que reciba al menos 6 horas de luz solar al día. Si la vas a plantar en interior, colócala en una habitación que reciba mucha luz solar, por ejemplo cerca de una ventana orientada al sur (si está en el hemisferio norte).

Usos del áloe vera:

El áloe vera se puede utilizar de muchas maneras diferentes. Desde usos medicinales del áloe vera hasta usos cosméticos.

Por ejemplo, para quemaduras o cortes menores, puedes cortar o romper una hoja y exprimir el gel del interior de la hoja, frotándolo en el área afectada.

El jugo de áloe vera contiene muchas vitaminas y minerales, que ayudan en la digestión y ayudan a mantener el sistema inmunológico.

Puedes encontrar mucha más información sobre sus usos en artículos como este.

Nota: Siempre debes consultar a un médico antes de ingerir cualquier planta. Si bien el áloe vera generalmente se considera no tóxico, algunas personas pueden experimentar reacciones adversas. Está especialmente contraindicado su consumo por vía oral durante el embarazo.

Cultivo y propagación del áloe vera

El áloe vera se propaga de forma natural desarrollando hijuelos. En ocasiones esto lo hace de forma prolífica (una planta adulta puede desarrollar hasta 25 hijuelos por año).

Propagación del áloe vera por hijuelos

El áloe vera sacará pequeños brotes o hijuelos alrededor de su base. Simplemente debes arrancarlos y dejar que se sequen durante uno o dos días antes de plantarlos en el lugar deseado.

Tras un riego inicial, vuelve a regar una vez que la tierra se ha secado completamente.

Cuándo trasplantar el áloe vera

El final del invierno y principio de la primavera, cuando la planta está en reposo vegetativo, son el momento ideal para arrancar y trasplantar los hijuelos del áloe vera. Pero el áloe es una planta bastante resistente, por lo que, aunque lo hagas un poco más tarde, acabará adaptándose.

Propagación del áloe vera mediante esquejes de hojas

Aunque puedas leer en otros sitios que el áloe vera se puede propagar mediante esquejes de hojas, este es un método que no merece la pena y con pocas garantías de éxito, pues las hojas se pudren con facilidad.

Reproducción del áloe vera mediante semillas

La reproducción del áloe vera mediante semillas, aunque sea posible, es otro método que tampoco merece la pena, por lo laborioso del proceso y todo el tiempo que deberás esperar hasta ver los resultados.

El áloe desarrolla unas flores en forma de cono. De estas flores, salen una especie de vainas y, dentro de ellas, hay unas semillas.

Dando unos pequeños golpes a las flores, verás que salen unas pequeñas semillas negras. Las cosechamos sobre una superficie de arena de sílice y manteniendo la humedad, irán saliendo poco a poco pequeños áloes

Combina bien con:

Echeveria imbricata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.