¿Por qué las hojas de las suculentas se ponen negras?

¿Por qué las hojas de las suculentas se ponen negras?

¿Por qué mis suculentas tienen manchas negras? Cuatro son las causas principales por las que las plantas suculentas tienen hojas negras: exceso de riego, quemaduras de sol, insectos e infecciones por hongos o víricas.

¿Por qué las hojas de las suculentas se ponen negras?

Si llevas ya un tiempo cultivando suculentas, es probable que ya hayas encontrado algunos problemas con estas plantas. El más común son las manchas negras en las hojas o incluso en los tallos.

Pero, ¿cuál es la causa de las manchas negras en las suculentas? Hay cuatro causas principales de manchas negras: quemaduras solares, riego excesivo, e insectos y virus/hongos.

Tan pronto como aprecies puntos negros en las hojas de tus suculentas, debes actuar pues algo no va bien con tu planta.

Exceso de riego

Si al tocar las hojas de tus suculentas aprecias que están blandas, esto significa que la planta ha recibido demasiada agua. Se esta ahogando.

Las suculentas almacenan agua extra en sus hojas, raíces y tallos para que puedan sobrevivir a las condiciones áridas de su desierto natal, pero demasiada agua hace que los tejidos de las hojas superen su capacidad de almacenamiento de agua por lo que se hinchan y explotan.

Las manchas negras son un hongo que se ha desarrollado en el tejido vegetal dañado.

Solución: es posible que no puedas recuperar tu suculenta, pero puedes intentarlo.

Saca la planta de la maceta y revisa sus raíces para ver si aún están sanas. Si es así, corta todas las hojas y tallos dañados y vuelve a plantar las suculentas en un suelo seco.

Déjala reposar durante unos días en un nuevo sustrato con buen drenaje pero sin regarla. Al cabo de dos o tres días puedes empezar a regarla pero menos o con menos frecuencia de lo que lo estabas haciendo anteriormente.

Si las raíces están blandas, significa que están muertas y la planta es una causa perdida.

Puedes recortar algunos esquejes a partir de las partes sanas restantes de la planta.

Antes de trasplantar esos esquejes a nuevas macetas, deja que los extremos cicatricen.

Debes deshacerte tanto la planta madre muerta como de la tierra donde estaba plantada porque probablemente ambos estén infectados por hongos que causaron la podredumbre de la planta.

Quemaduras solares

Si las manchas en las hojas están secas, puede deberse a quemaduras del sol.

Sí, aunque a las suculentas les gusta el sol, un exceso puede matarlas o afectarlas negativamente.

Esto puede suceder especialmente cuando una variedad de planta suculenta se sombra recibe demasiada luz intensa antes de que tenga tiempo de aclimatarse.

Si compras una planta que ha estado en sombra parcial en un vivero y la colocas en tu terraza soleada, por ejemplo, o mueves una suculenta de interior al aire libre, podrías ocasionarles quemaduras en las hojas.

Solución: puedes recuperar una suculenta quemada por el sol con cierta facilidad.

Retira las hojas quemadas, porque no se van a curar, y pon la planta a la sombra.

Debes darle a tu suculenta un par de días para que se adapte a pleno sol, así que ponla al sol durante tres o cuatro horas por la mañana el primer día y aumenta el tiempo de exposición al sol una a dos horas por día.

Por la noche, lleva la planta al interior o colócala en la sombra.

Para el cuarto o quinto día, tu suculenta se ajustará y podrás dejar que brille el sol sin preocuparte por que las hojas de tus suculentas sean quemadas por el sol.

Plagas de insectos

Si las manchas son pequeñas y parecen pecas, los insectos pueden ser el problema.

Las cochinillas, los ácaros y los áfidos se alimentan de las hojas de las suculentas, dejando pequeñas áreas de tejido muerto que luego desarrollan moho negro hollín.

Solución: retira las hojas dañadas y tíralas.

Para matar a los insectos, limpie las hojas con bolas de algodón humedecidas en alcohol o usa un jabón potásico o un insecticida.

Repite el tratamiento todos los días hasta que desaparezcan los pequeños insectos.

Virus

Si las manchas están en la parte inferior de las hojas, pueden ser el virus del anillo negro.

El Orthotospovirus, el mismo que causa el marchitamiento del tomate, también puede infectar a las suculentas.

Solución: no hay cura.

Corta las hojas afectadas de la planta y esteriliza tus tijeras con alcohol cuando hayas terminado para que no propagues la enfermedad a otras plantas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.